Los hielos polares son de gran importancia para el estudio del cambio climático, ciclos de agua y paleoclimatología.

Los isótopos estables del agua se utilizan para diversos estudios del clima y el ciclo hidrológico. Durante los fenómenos de evaporación y precipitación, tiene lugar el fraccionamiento isotópico de oxígeno y de hidrógeno, lo que da lugar a diferentes relaciones isotópicas. La cantidad depende de la temperatura y de otros factores climáticos y geográficos, por ejemplo, latitud, altitud o estación.

Las burbujas de aire en muestras de núcleos de hielo también representan la única oportunidad de estudiar la proporción y la variabilidad isotópica del CH4 y N2O paleoatmosférico. El análisis del aire antiguo en burbujas dentro de las capas de hielo polares, ha mejorado significativamente la comprensión de la variabilidad atmosférica y biogeoquímica de la Tierra.

Recientes desarrollos analíticos han hecho posible medir la composición isotópica del oxígeno en el agua con gran precisión. Si desea saber más sobre este tema, descargue la nota de aplicación: Triple Isotopic Composition of Oxygen in Water from Ice Cores. 

Share

Comments are closed.